viernes, 15 de mayo de 2009

Mensaje de Mayo de José Alfredo Sepúlveda


N de R: Estimados amigos, en esta ocasión José Alfredo nos trae un tema trascendental, acerca de nuestra formación como rotarios. Espero que todos puedan leer el mensaje y sacarle el mejor de los provechos



En Rotary todos somos iguales…


Valdría la pena que aquellas y aquellos Rotarios con una antigüedad hasta de 10 años realmente analizaran si recibieron capacitación respecto a la organización a la que ingresaban, y si posteriormente a su ingreso han tenido capacitación sobre la historia, filosofía, estructura, programas y normas. ¿Y todo esto para qué?, simplemente porque no podemos decir que somos Rotarios si primero no sabemos ¡Qué es Rotary!, y cuáles son sus normas. Aunque hay quienes creen que lo que hay que saber es muy simple: “Servicio y Amistad, Amistad y Servicio”, dos palabras que son los más pronunciadas en cualquier mensaje Rotario; también hay que saber que existe un libro, que nadie tiene, pero que saben que existe, que se llama Manual de Procedimiento, que es una especie de “texto sagrado” y que solo unos cuantos “elegidos” lo tienen y le entienden, aunque en cada club siempre hay alguien que dice que lo tiene y que sabe “casi de memoria” su contenido; además, hay que saber que cada año hay una Conferencia de Distrito, en donde hay diversión, compañerismo y amistad, e igualmente cada año hay una convención internacional que se celebra en diferentes lugares importantes del mundo; también hay que saber que existe una “Prueba Cuádruple” que nos indica cuando alguien hace las cosas mal moralmente hablando; pero tal vez lo más importante que hay que saber, dentro de estos conocimientos básicos y dispersos, es que los Rotarios debemos de servir en la comunidad y que cada año tenemos que llevar adelante un proyecto, de preferencia con la ayuda económica de la Fundación Rotaria, y dicho sea de paso, la fundación ayuda a que los clubes hagan obras, y también es bueno saber que mientras más dinero aportes de manera personal a la Fundación Rotaria te darán insignias para solapa más grandes y diferentes, con gemas, desde zafiros hasta brillantes, que te distinguen y te hacen sentir más importante entre los demás Rotarios; También hay que saber que podemos enviar a nuestros hijos al extranjero en un programa de intercambio. Y ya dentro de la “experiencia”, también es indispensable manejar algunos conceptos que nos pueden sacar de problemas, como por ejemplo, el pensar que “somos voluntarios”, sobre todo a la hora en que un socio no cumple adecuadamente con lo que se comprometió a hacer: “somos voluntarios” y eso nos dispensará de no cumplir, eso se usa como “último recurso”, ya cuando no tenemos otro pretexto que decir, porque nos conviene pensar que un “voluntario” tiene la libertad de hacer o no hacer, porque un voluntario está haciendo un favor al pertenecer a cualquier organización de servicio, porque ningún “servicio” puede ser obligatorio (esta forma equivocada y convenenciera de pensar merece un artículo especial).


Respecto de la historia de Rotary, “casi” todos, saben que Paul Harris, un abogado en Chicago, fue el fundador de esta organización, reunido con otras 3 personas. Y con saber todo lo anterior, y algunas cosas más sobre Rotary, es más que suficiente, pero no basta, y al parecer cada día la mayoría sabe menos y solo unos cuantos saben mas ¿Cuánto más?, porque aún los que saben más, no tienen una idea clara de lo que realmente “es” y “significa” Rotary, y que no están seguros de donde colocar cada concepto y programa; esa es la razón por la que en los últimos 10 años hemos perdido más socios que la cantidad total de Rotarios que somos actualmente en el mundo.

Conozco algunos clubes que han invitado como socios a personas importantes de la comunidad, personas de éxito indiscutible, de las cuales se piensa que nos hacen “el favor” de ingresar al club, tratamos de no exigirles nada, y menos “aburrirlos” y “quitarles su valioso tiempo” con explicaciones sobre Rotary, sin entender que a las personas de éxito les gusta conocer, saber más, interiorizarse, de todo aquello que forma parte de su vida, y además, esas personas han llegado a donde han llegado porque les gusta “conocer, respetar y aplicar las reglas de cualquier organización y actividad a la que pertenecen”, por lo tanto siempre son puntuales, porque tienen el tiempo medido para todas sus actividades, y saben darse cuenta, porque es un reflejo profesional, cuando hay fallas de administración y organización, por lo que se aburren inmediatamente cuando se desperdicia el tiempo, y ya en su Club Rotario, se encuentran que no existe exactitud para iniciar y concluir la reunión, que hay personas que llegan tarde porque dicen tener mucho trabajo, PERO se quedan el resto de la tarde o parte de las noche y en ocasiones hasta la madrugada, al terminar la sesión, en alguna actividad de pasatiempo, y dentro de esos grupos están los socios que no tienen tiempo de hacerse cargo de un comité o sub comité dentro del club. Y si a eso le aumentamos que las reuniones semanales del club carecen de interés y se discuten asuntos administrativos, que se deberían de tratar en la Junta Directiva, en hora separada, lógicamente el asistir empieza a “pesar el Rotarismo”, y cuando esa persona de éxito empieza a faltar a las reuniones semanales nadie le llama por teléfono para hacerle sentir que su presencia es importante, lo que debería de hacer el Rotario (no su secretaria) encargado del comité o sub comité de asistencia, entonces perdemos otro socio más. ¿Qué hubiera sucedido si antes y después del ingreso de ese socio se le hubiera enseñado, no solamente lo que Rotary es, sino lo que puede significar para quienes forman parte de la organización, y para aquellos que reciben su influencia?

Lo que también nos deberíamos de preguntar es ¿Si no queremos? o ¿No podemos? dar esa capacitación, ¿Tenemos en nuestro club algún grupo de socios actualizados para hablar de Rotary?. La información sobre Rotary se ha ido debilitando, normalmente lo que se sabe es porque lo hemos escuchado de otros Rotarios y lo asumimos como “verdad”, pero al no tener una plataforma firme de conocimientos, no sabemos ubicar esa información, y entonces cada uno de nosotros tiene solo unas piezas sueltas del rompecabezas. Nos falta jerarquizar y organizar los conocimientos sobre nuestra organización, una forma podría ser: historia, filosofía (objetivo), estructura (administración), normas y programas y hacerlo desde tres perspectivas: Club, Distrito y Rotary International. De alguna manera, en las hojas blancas del Manual de Procedimiento, se organiza en: Administración, Programa, Reuniones Internacionales, La Fundación Rotaria, Las marcas de Rotary, Reglas de procedimiento, Documentos Estatutarios y Otros documentos legales, pero esta forma de organizar el conocimiento también es parcial porque la tendencia del manual es normativa y no pedagógica.

Tal vez un buen comienzo sería el diferenciar el SER del HACER, esto es, que para estudiar a Rotary tenemos que dividir dos grandes áreas: una el saber QUE ES Rotary y la otra sería el saber QUE ES LO QUE ROTARY HACE Y PUEDE HACER. Dentro del ser de Rotary estará su objetivo y sus normas, por lo cual es una zona de lo que tenemos que respetar, y dentro de lo que Rotary puede hacer tenemos una libertad completa, aunque dentro de un marco de referencia que contiene 4 áreas de acción, mejor dicho, 4 Avenidas de Servicio. El “ser” y el “hacer” están conectados, porque lo que hacemos debe ser producto de lo que somos, o dicho de otra manera, para “ser” tenemos que “hacer” y esa acción para cumplir nuestro objetivo es lo que nos mantiene con vida, porque si Rotary no se realiza no puede existir, solo sería un concepto. Por lo tanto, para ser más práctico, en el lado del “ser” estará la: historia, filosofía (objetivo), estructura (administración) y las normas (Estatutos y reglamentos) y en el lado del “hacer” estarán los Programas. Sino estudiamos y comprendemos “el ser” no podemos “querer hacer”, y vamos a actuar sin entender realmente lo que estamos haciendo, simplemente por “cumplir” o “justificarnos” de frente a la comunidad, por lo tanto no tendríamos un convencimiento para llevar adelante proyectos, y hasta podríamos llegar a una especie de demagogia al decir que los Rotarios servimos para mejorar las condiciones de vida de la humanidad, sin entender que el servicio en la comunidad es solo una cuarta parte de la misión que tienen los Clubes Rotarios para materializar el Objetivo de Rotary.

Sin embargo, hay otras dos áreas de estudio, que combinan el SER y el HACER, por eso las he separado de la primera gran división que expliqué, a una primera yo la llamaría en principio “Herramientas del Club” y que nos da los lineamientos para el poder hacer” a través del club, ya que el club Rotario es como “el nido” del SER y del HACER, allí es donde se reúnen los Rotarios, donde se tratan personalmente y se promueve el compañerismo como ocasión de servir, se habla de los proyectos y se estructura toda la acción, mediante los diferentes tipos de reunión con que cuenta el Club, esta área de estudio se refiere a la estructura y normas del Club Rotario, aquí aprenderemos como debe funcionar un Club Eficaz, como establecer un “organigrama” y el uso de los manuales respectivos, en esta área esta todo lo que tenemos que saber, hacer y respetar para que funcione adecuadamente un Club Rotario, y cuya información la tenemos en abundancia en la página Web de Rotary. Si un Club Rotario funciona bien, no solamente realizará buenas obras de servicio en las 4 Avenidas, sino que además construirá eficientes y verdaderos Rotarios, por lo cual, cuando hagamos planes de instrucción Rotaria tendríamos que organizar los temas, en mi opinión personal, primero con el SER, después con LAS HERRAMIENTAS y al final con EL HACER, o sea con los programas de servicio. Y cuando ya estemos familiarizados con todo lo anterior debemos de estudiar la otra área, que yo la denominaría LA DEL ROTARIO, para comprender que lo más valioso que tenemos es la persona que forma a los clubes, un ser humano con necesidades que marcan su acción y carácter, y con potencias de servicio que compiten continuamente con su egoísmo natural, y que por lo tanto necesita motivación, técnicas de su manejo personal, ejemplos a seguir, inspiración y sobre todo que le pregunten, después de saber que es Rotary y que puede hacer a través de él: ¿Cómo podemos mejorar a nuestra organización?, ¿Qué le gusta y que no le gusta de su Club?, en pocas palabras, ayudar más al Rotario (a) como persona, ya que si Rotary no hace sentir bien a sus socios, sino les da ventajas, sino los hace sentir orgullosos e importantes, entonces no puede cumplir su objetivo, por lo tanto y en resumen, las 4 áreas de estudio de Rotary serían: EL SER, EL HACER, LAS HERRAMIENTAS DEL CLUB Y EL ROTARIO, por lo cual, la próxima vez que enseñemos o aprendamos, debemos saber en que área estamos ubicados.

Ante todo este “caos educativo” cada quien inventa su Rotary, inclusive hay socios que ante la ignorancia y falta de aplicación de normas, trata de obtener “ventajas”, tal vez aplicando dos “dichos” o sentencias que desde nuestros abuelos hemos escuchado: “a río revuelto ganancia de pescadores” y “en la tierra de los ciegos el tuerto es rey”, y por lo tanto, no pagan puntualmente sus cuotas o no las pagan, no participan en las actividades de servicio, aunque algunos de ellos tienen 100% de asistencia, y reclaman privilegios por su antigüedad y por todo lo que dicen que han trabajado en años atrás (que nadie se acuerda), tienen como un “instinto de supervivencia” el desanimar a que los demás socios participen en eventos de capacitación, se oponen a que el club aumente socios, argumentando una serie de razones que inician con: “es mejor consolidarnos que aumentar socios” (aunque sean 10 y asistan 6) y “es preferible la calidad a la cantidad”, “si ingresamos nuevos socios pueden venir a echar a perder nuestro compañerismo y amistad”; y esos socios acaban por sentirse o ser los dueños del club; lo increíble es que algunos de esos personajes los convierten en funcionarios distritales.

Las personas de éxito y valores morales, en ocasiones, y en algunos clubes, ya no se sienten que están “entre iguales” como Rotarios, y se dan cuenta que existen socios que no son dignos representantes de una actividad importante en la población o ciudad en la que viven, ya que hay otras personas que se dedican a lo mismo que ellos pero son mucho más conocidos por su desempeño profesional, familiar y público, pero ellos no son Rotarios. Además se dan cuenta que esos socios no reconocidos por la comunidad tienen la enorme necesidad de “sentirse importantes” en un club de prestigio, e inclusive se convierten en “autoritarios”, manifestando, cuando la ocasión lo amerita, “la igualdad” entre los Rotarios, para por lo pronto subir de nivel, pero después se ostentan como si ellos tuvieran una “jerarquía superior” dentro del club que quieren justificar a través de su antigüedad, o por su asistencia continua, a veces 100%, o por las obras que hicieron en el pasado (que nadie se acuerda) o por su condición de Ex Presidentes o Ex Gobernadores, y sobre todo por esos conocimientos “light” que ya repasamos. En Rotary efectivamente “somos iguales” en derechos y obligaciones pero cada Rotario “tiene un prestigio social diferente” que depende de su trayectoria de vida, por eso, cada persona buscará pertenecer a agrupaciones en donde “se sienta entre iguales” o en donde pueda llegar a ser lo que algunos de los socios son, por eso, ser Rotario es muy valioso y es verdaderamente “oro molido” para los jóvenes profesionales que tienen la oportunidad de ingresar a temprana edad a Rotary (25 a 30 años), porque aquí aprenderán a ser mejores seres humanos desde las épocas en que su vida es más fácil de moldear; pero realmente cualquier edad es buena para ingresar a Rotary, inclusive cuando se ingresa en edad avanzada, porque Rotary coronará una vida con nuevos afectos y dará los motivos suficientes para seguir viviendo; ¿Cuánto ganaría nuestra organización si invitáramos a los Clubes a personas que vinieran a ocupar una “clasificación vacante”, y que necesariamente cubrieran, sin dudas, el perfil que señala el Art. 5, secc.2 de los estatutos de Rotary International: “… personas adultas que observen buena conducta en sus negocios y profesiones… ser propietarios, socios, funcionarios de una compañía o gerentes…,” ¿Cuánto ganaría nuestra organización si a esa persona se le instruyera, enseñara, capacitara y además, se le involucrara en las actividades del club?, seguramente que no tendríamos problemas en tener clubes con un mínimo de 30 socios; pero mientras eso llega nuevamente a suceder, porque así sucedía en el pasado, hay que recordar que: “En Rotary somos todos iguales, pero hay algunos más iguales que otros”

José Alfredo Sepúlveda Fayad
Director de Rotary International

6 comentarios:

Vianey Pérez de R. dijo...

Espléndido artículo de José Alfredo!!! prometo plasmarlo en una presentación tipo power point y presentarlo a mi club en el mes de Junio.
Con todo afecto, Vianey Pérez de Rosique, Presidenta CR Olmeca (Villahermosa Tabasco México)

Anónimo dijo...

Extraordinario trabajo. Esto es precisamente lo que hace falta en nuestros Distritos: Formación Rotaria. En el Distrito 4060, estamos dando forma a una Academia Rotaria para instruir a los nuevos socios y dar Educación Continuada a los Rotarios Actuales.

Un Abrazo Grande,


José Adolfo Herrera

Anónimo dijo...

EL BIEN SER
Como bien apuntan nuestros objetivos, debemos aplicar elevadas normas de Etica en nuestra vida profesional y publica
Para Dar de Si, antes de pensar en Si.
Debemos ser buenos,no existe el medio bueno

EL BIEN HACER
Debemos reconocer que para crecer con calidad debemos capacitarnos con buenos rotarios.
Debemos minimizar el oportunismo, la servidumbre y el amiguismo presente en nuestra organizacion. esas practicas se han vuelto una manera muy eficaz para conseguir representaciones y puestos en RI
Debemos tener muy presente que todo empieza en el club y termina en el club.
Es patetico para los socios nuevos darse cuenta que funcionarios distritales pertenecen a clubes con menos de 10 socios, no meten socios,no aportan a su FR,si ponen funcionarios, crean complicidades, y mangonean las grandes decisiones que hacen a Rotary impidiendo el crecimiento de los clubes

El habito no hace al monje,alguien con autoridad buena tiene que decirselos. Asi tendran que considerar su permanencia en rotary y si su respuesta es un SI quiero ser bueno, entonces deberan dar oportunidad a lideres jovenes con ideas frescas y proactivas, deberan capacitarse para capacitar, reinventarse en el quehacer de rotary, el bien hacer de Rotary.
El bien hacer trae buenos y nuevos amigos, crecimiento, credibilidad,esperanza, resultados

EL BIEN TENER
Solo cuando seamos un ejemplo bueno a seguir, una buena inspiracion, entonces, solo entonces tenemos derecho a ocupar con orgullo y dignidad puestos representativos en RI

EL BIEN ESTAR
Cuando se brinda reconocimiento verdadero por el pleno de tu club,por tu distrito,por RI, por tu comunidad.
porque haz inspirado a grandes hombres, que haran las grandes obras

Gracias Jose Alfredo por hacerme recordar las cuatro reglas tan necesarias en el crecimiento personal, empresarial y de organizaciones como la nuestra .

Mi temor es que los malos se conviertan en la mayoria, ante la apatia de los buenos.

Sigfrido Cuen
Presidente Fundador
CR Guadalajara Colomos
D4150

Anónimo dijo...

MAGNIFICO!!

Era mi sueño y el de otros amigos rotarios encontrar alguien que opine como tu!!

Compartimos plenamente tus pensamientos!!

En muchos casos, los rotarios que tienen a cargo la capacitación del distrito piensan que una buena capacitación es tener alguien al frente de un panel que hable "de algo"...

Jose Alfredo... qué tienes que hacer la tercer semana de enero del 2010? Porque hay muchos rotarios y rotaractianos del movimiento trinacional (Argentina, Uruguay y Paraguay) que se reunen en el ERAUP (entre 350 y 400 personas cada año). Este Encuentro Rotaractiano Argentino, Uruguayo y Paraguayo es de 5 días completos de CAPACITACION. Y desde hace varios años, se ha sumado una mesa para rotarios asesores, donde también se CAPACITA.
Siempre se pide a RI que mande un representante del Presidente (nos han acompañado en los ultimos 3 años Antonio Alash, Jose Antonio Salazar, Juan Pedro Torroba), por ahi, si tu estás disponible, nos puedes acompañar.
Este año han decidido armar dos mesas de capacitación para rotarios, la primera es como una "niveladora" para rotarios que nunca tuvieron capacitación como asesores de clubes juveniles (esa está a mi cargo) y la segunda, un poco más avanzada.

Gratisimo leer tu articulo!!
GRACIAS
María Andrea Della Siega
Rotary Club La Cañada
D. 4815 RI

Lourdes de dijo...

Creo comprender algo del SER y el HACER,ahora estoy convencida de que el aprendizaje atravez del SER nunca
termina. y que el HACER es para toda la vida.
Muchas veces he sentido que le fallado a mis compañeros de mi Club por no ocupar una alta posicion dentro de la directiva,ahora si,puedo decir en voz alta,que de cualquier lugar donde estemos podemos HACER+HACER.....

miguel_aguevara dijo...

Excelente como siempre Jose Alfredo, la explicación es sencilla y al grano. Felicidades
Club Rotario OlmecaVillahermosa.
Miguel Angel Guevara Guzman
"Profesor"
Fundacion Rotaria del Club